Bienvenid@s

Bienvenidos a mi blog, un nuevo blog renovado estéticamente, pero donde la esencia sigue siendo el conjunto de todas esas cosas maravillosas que tengo para contarles sobre el mundo en el cual trabajo, el de la belleza y el bienestar.

Recién me preguntaban, el porque siempre me refiero a mi área de trabajo como "belleza y bienestar", es muy sencillo, ellos forman un binomio indivisible, son dos aspectos fundamentales en nuestra vida, que deben marchar a un mismo paso, si queremos vernos bien por fuera, debemos poner atención al cuidado que damos a nuestro cuerpo y, también a nuestra mente. Así que, desde que tuve conciencia de ello y comprendí su importancia, lo aplico, lo enseño y lo transmito.

Espero que les agrade mucho, el espacio y sus temas, algunos ya son conocidos e infaltables, otros que irán apareciendo en el horizonte, porque siempre hay cosillas en este mundo del cuidado y la belleza para contar y compartir.

Disfruten de su visita y no olviden preguntar, consultar, opinar, que me encanta poder compartir con todos ustedes...

jueves, 13 de junio de 2013

EMPEZAR UNA RUTINA DE EJERCICIOS DIARIOS Y NO MORIR EN EL INTENTO...

Si, el tema es trilladísimo, lo se, pero también se, que aunque nos lo dicen a diario, lo comentan médicos y especialistas, pues no, no nos termina de entrar la idea. Y es que, querid@s amig@s, no es nada fácil cambiar hábitos sedentarios, cuando llevamos años practicando lo mismo, o sea, nada de ejercicio.

Un interesante tema, que te permitirá asumir un paso tan importante para tu bienestar y tu belleza...

Cuando te dicen por primera vez, la frase tan temida: "Tiene que hacer algo de ejercicio, camine por lo menos". Empezamos ya a sudar en frío, se nos pone la cabeza loca, pensando... y de dónde saco tiempo? ¿Por dónde empiezo? 

O, si  nos advierten , que se trata de algo vital, que tenemos comprometida la salud, porque se nos han disparado los niveles de colesterol y triglicéridos, o tenemos sobrepeso que ni con dieta logramos eliminar, ni modo, en la vida siempre hay una primera vez y  esta vez te ha tocado a ti. Así que levanta ese  ánimo y continua leyendo, que tal vez encuentres la motivación que te hace falta para comenzar desde ya.

Lo primero que debes saber, es que no hace falta que te conviertas de la noche a la mañana en un atleta de élite, no, para nada, las cosas hay que hacerlas con calma y más cuando se trata de hacer un cambio en nuestra manera de llevar el día a día.

Hay actividades que podemos, gradualmente, incorporar a nuestro día, obteniendo grandes beneficios.

Tenemos una gran ventaja que es: nuestro cuerpo es agradecido y se sobrepone a casi todos los problemas de salud, pero hay que actuar a tiempo, el paso del tiempo, es el principal enemigo de la salud y una vez que nuestros sistemas internos van  presentando fallos y te reclaman ese cambio tan vital, hay que hacerlo.


Así que si te has decidido a comenzar una rutina diaria, ya sea por decisión propia o porque te lo ha indicado tu terapeuta, aquí te dejo, por lo pronto, unas sugerencias que te pueden ayudar:

  1. Comienza con una actividad suave, que puedas hacer sin esfuerzo y sin que te agobie. Piensa que la idea es brindarte beneficios físicos y mentales. El caminar diariamente, es una de las actividades más completas y que no reporta grandes sacrificios, pero hay que ser constantes y aplicar cambios en la intensidad y la distancia, para poder observar resultados positivos.
  2. Lógicamente, una rutina de ejercicios hay que fomentarla, aplicarla y dedicarse a ella con mucho ánimo, para poder crear el hábito. Es importante, que no decaigas en los primeros días, ni te agarres del primer contratiempo para abandonar.
  3. Si te entra fastidio de hacer ejercicios sol@, invita a alguien cercano a ti a acompañarte, en caso de no contar con nadie, observa en tu entorno si hay personas de tu edad que estén realizando alguna actividad física y únete a ellas.
  4. Comprar ropa adecuada para realizar ejercicios, puede ser motivante o frustrante, te sugiero que comiences por usar ropa holgada y cómoda que ya tengas en tu armario hasta que hayas cogido el ritmo de la nueva actividad.
  5. Si estás segur@ de que no hay forma de que empieces a hacer ejercicio de forma voluntaria, inscríbete en un gimnasio, teniendo en cuenta que si pagas y no vas, estarás botando el dinero y tu bienestar seguirá deteriorándose.
  6. Adquiere algunos vídeos de ejercicios sencillos, si te gusta bailar, estupendo, hay rutinas muy divertidas que puedes practicar en la intimidad de tu hogar. Pero, recuerda, hay que ser constante, tienes que crear un horario de clases, respetarlo, cumplirlo, es la única manera en que se verán los beneficios.
Y, para que tengas ideas de los beneficios que te pueden aportar los ejercicios y las actividades deportivas, te dejo un resumen de algunas de ellas.

CAMINAR:

Se considera un ejercicio pasivo, pero con unos beneficios muy notables, porque dependiendo de la intensidad de la caminata puedes gastar una media entre 200 calorías y 500 calorías.

Es importante, realizar una fase de precalentamiento, para que nuestros músculos no se resientan.

El caminar aporta tonificación a nuestros músculos, es el ejercicio ideal para tener un sistema cardiovascular en óptimas condiciones, incluso, es el que sugieren a los enfermos del corazón para su restablecimiento.

Se puede decir que es un ejercicio completo porque beneficia todo el cuerpo, sobre todo el abdomen,  caderas, glúteos, las piernas y las pantorrillas.

Algo muy importante, para caminar se necesita un buen calzado, para que nuestros pies no sufran daños.

Si nunca has realizado caminatas como ejercicio, ten en cuenta que debes ir de menos a más, comenzar con un tiempo corto e ir incrementando el tiempo y la distancia en la medida en que sientas que no te cansas.  También importante respirar adecuadamente, tomar el aire por la nariz y expulsarlo por la boca, a un ritmo tranquilo. Hacer pausas e hidratarse adecuadamente.

En la medida que te sientas cómod@ y con mayor energía, planea rutas más largas por caminos de diferentes dificultades, lo cual redundará en un mayor esfuerzo y en un mayor gasto energético.

NATACIÓN:
Se considera otro de los ejercicios más completos que existen, prácticamente se usan todos los músculos del cuerpo.

Es un deporte que nos brinda muchos beneficios: fortalece el corazón, los brazos y hombros, es maravillosa para la espalda, los glúteos se tonifican, el busto se reafirma,  es un deporte quema grasa por excelencia.

Una rutina de natación puede ser muy relajante, alivia los dolores producto de la tensión y el estrés.

Para practicar este ejercicio, se requiere de vestimenta adecuada y practicarlo en sitios seguros, según el grado de experiencia que se tenga.

Se deben realizar ejercicios de calentamiento antes de entrar al agua.

Lo recomendable es nadar diariamente, o por lo menos tres (3) veces a la semana, durante unos 30 minutos, con una media de 175 a 350 calorías de consumo, según la intensidad y el estilo de natación.

Sea que nades en piscina o al aire libre, no olvides proteger la piel antes y después.

CICLISMO:
Casi todo el mundo ha tenido una bicicleta en su vida, es un deporte muy divertido que nos puede brindar muchos beneficios.

Pedaleando puedes eliminar una media de 250 calorías por hora, según el ritmo que lleves.

Para las piernas es una maravilla, las tonifica, fortalece los muslos, los pulmones, el corazón y a todo el sistema cardiovascular.

Las ventajas de este deporte son muchas, si tienes una bicicleta, solo tienes que animarte a salir y emprender rutas cortas, cercanas a tu domicilio, puedes animar a tus amistades a acompañarte o hacerlo sol@.

Como en todas las actividades al aire libre, no olvides proteger la piel, llevar gafas para proteger los ojos y suficiente agua para mantenerse hidratados.

Igualmente, si llevas mucho tiempo sin pedalear, ve de menos a más, empieza con rutas cortas y pedaleo suave, sal diariamente o por lo menos tres (3) veces a la semana, incrementando el tiempo, la distancia y la intensidad en el pedaleo.

BAILE:

Ha dejado de ser solo una actividad recreativa, para convertirse en un excelente ejercicio aeróbico, con muchos beneficios para el cuerpo en general, pero sobre todo para el sistema cardiovascular.

Es un ejercicio que ha ido cobrando cada día mayor auge, ofreciendo infinidad de rutinas y modalidades, lo cual te permite seleccionar aquellos que vayan con tu estilo, gusto y necesidad.

El baile o danza, es versátil, involucra todo el cuerpo, despeja la mente y el corazón, ayuda a liberar tensiones, estrés, es un maravilloso quema grasa, tan solo en 30 minutos de bailes se puede tener un gasto energético considerable.

No requiere de ninguna inversión especial, se puede practicar en casa o en escuelas de baile o gimnasios.

Entre los más conocidos tenemos: Batuka y Zumba

El baile como ejercicio, implica entrega, dedicación, rutina, si se adquiere el hábito nunca más se deja, es una excelente opción para personas muy sedentarias a las cuales les cuesta mucho comenzar cualquier actividad.

YOGA:

Más que un deporte, es una completa disciplina donde se conjugan ejercicios físicos y mentales. El que se inicia en la práctica del Yoga, no solo obtiene beneficios en su cuerpo, sino que también se dan cambios importantes en la percepción del entorno y de la vida misma.

Prácticamente, puede ser ejercido por todo el mundo, incluso mujeres en estado de gestación,  aporta fortaleza, flexibilidad, tonificación y es un ejercicio que nos enseña la importancia de la respiración para lograr estados de relajación en general.

En una hora de Yoga, se puede obtener un gasto energético de 200 calorías. Lo ideal es participar en clases dirigidas, sobre todo porque las posturas que se adoptan necesitan de guía en un principio hasta lograr hacerlas adecuadamente.

El Yoga requiere cierta preparación previa como, no ingerir alimentos unas tres (3) horas antes de realizar las posturas. Controlar la respiración y usar ropa holgada.

PATINAJE:

Es otro deporte que ha adquirido mucho auge, se puede practicar al aire libre o en pistas adecuadas.

Es muy versátil, se puede practicar en solitario o en grupo. Una hora patinando puede equivaler a un gasto energético de unas 400 calorías.

Entre sus beneficios: fortalece y define los muslos y las piernas, aporta flexibilidad, equilibrio, mejora el sistema cardiovascular y respiratorio, ayuda a liberar el estrés.

Requiere de un equipamiento especial, sobre todo en materia de protección.

Se logra eliminar peso, porque es un ejercicio quema grasa por excelencia. Se sugiere practicarlo tres veces a la semana como mínimo



No hay comentarios:

Publicar un comentario