Bienvenid@s

Bienvenidos a mi blog, un nuevo blog renovado estéticamente, pero donde la esencia sigue siendo el conjunto de todas esas cosas maravillosas que tengo para contarles sobre el mundo en el cual trabajo, el de la belleza y el bienestar.

Recién me preguntaban, el porque siempre me refiero a mi área de trabajo como "belleza y bienestar", es muy sencillo, ellos forman un binomio indivisible, son dos aspectos fundamentales en nuestra vida, que deben marchar a un mismo paso, si queremos vernos bien por fuera, debemos poner atención al cuidado que damos a nuestro cuerpo y, también a nuestra mente. Así que, desde que tuve conciencia de ello y comprendí su importancia, lo aplico, lo enseño y lo transmito.

Espero que les agrade mucho, el espacio y sus temas, algunos ya son conocidos e infaltables, otros que irán apareciendo en el horizonte, porque siempre hay cosillas en este mundo del cuidado y la belleza para contar y compartir.

Disfruten de su visita y no olviden preguntar, consultar, opinar, que me encanta poder compartir con todos ustedes...

domingo, 12 de febrero de 2012

CELULITIS, ¿CÓMO PUEDO EVITARLA Y/O ELIMINARLA?, Parte II

DEBAJO DE NUESTRA PIEL....
                                    COMIENZA EL CAOS....


Si observan el dibujo, así es como se ve nuestra piel, con sus tres (3) capas diferenciadas: Epidermis, Dermis e Hipodermis, además de todo un conjunto de estructuras: pelos,  folículos capilares, vasos sanguíneos, glándulas sudoriparas, glándulas sebaceas, fibras nerviosas,  etc.


Y, ¿qué sucede debajo de nuestra piel, para que aparezca la dichosa celulitis?

Resulta que en nuestra piel tenemos un tejido muy importante que se llama TEJIDO ADIPOSO, el cual se encuentra distribuido por todo nuestro cuerpo, a nivel de dermis inferior e hipodermis, en él se encuentran los famosos ADIPOSITOS, que son esas estructuras amarillas y redondeadas que vemos en el dibujo, además de otras células grasas tanto en estado sólido como líquido.

Aparte de cumplir una función protectora, el tejido adiposo forma una especie de "colchón protector" debajo de la Dermis, el cual amortigua y protege de cualquier golpe que podamos recibir, también permite resguardar el calor corporal, protege nuestros órganos internos, genera grasa cuando se necesita o cuando "cree" que la necesitamos, etc.

Su distribución y cantidad en el cuerpo humano varía dependiendo del sexo de la persona:
  • En cuanto a cantidad, en el hombre corresponde de 15%  al 20% de su peso, mientras que en la mujer corresponde entre un 20% a un 25% de su peso.
  • En cuanto a la distribución en el cuerpo, se observa que en la mujer hay zonas específicas donde se nota mayor grosor o mayor acumulación  del tejido adiposo, con respecto a la misma zona en el hombre:  brazos, espalda, pecho, abdomen, caderas, muslos y pantorrillas. 
 

En la medida que nuestro cuerpo no recibe nutrientes, sino "basura alimentaria", se ve obligado a tomar acciones de "emergencia" para seguir funcionando y, el tejido adiposo es uno de los más perjudicados,  altera su forma original,  los adipositos crecen y comprimen las otras estructuras que componen la piel,  evitando que ellas cumplan con sus funciones normales, se acumulan sustancias, se produce grasa innecesaria que si no es utilizada produce sobrepeso,  no se drenan las toxinas, la células viejas  no se desprenden  para dar paso a las nuevas, sino que comienzan a acumularse en la epidermis, dando ese aspecto opaco a la piel.

El resultado a nivel externo es que se pierde tonicidad, movilidad y, de paso, aparecen ondulaciones, hoyuelos, venitas y/o varices, etc.


Pero, no siempre la respuesta de el organismo será un aumento de peso, si fuese así, la cuestión no sería tan complicada y se podría enmendar con una dieta,  lo malo de este caos que armamos con nuestros malos hábitos es que, dolencias como la celulitis, se presentan también en personas delgadas, incluso en aquellas que acostumbran a realizar actividad física, porque el tejido adiposo responde también a la carencia de nutrientes reservando "energía" en los adipositos evitando que estos se desarrollen con normalidad y generando menos grasa de la necesaria, en estos casos específicos, debajo de nuestra piel se pueden forman  nodulos de grasa palpables, igualmente la piel se presenta con aspecto opaco, duro, con muy poca movilidad y existe mal funcionamiento del sistema circulatorio y linfático.

Tenemos que hablar siempre de un conjunto de motivos o factores que permiten que ella aparezca y se instale a sus anchas:
  • malos hábitos de salud
  • el componente genético
  • la distribución de la grasa corporal
  • el funcionamiento hormonal
  • cierto tipo de ropa y calzado, que puede colaborar a que se agrave
  • las posturas corporales 
  • etc.
Aunque parezca desalentador el panorama, no lo es del todo, porque hay evidencias de que si modificamos, cambiamos y ajustamos nuestro modo de vida, dolencias como la celulitis pueden pasar a ser historia, la cuestión que siempre planteo es: ¿hasta dónde estamos dispuestos a cambiar realmente nuestros malos hábitos?

En el próximo tema comentaremos los estadios o niveles en que se presenta la celulitis.... te invito a continuar leyendo la  Parte III

****************************************//*************




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario